El Kinesiotape es un tipo de vendaje aplicado con la técnica del kinesiotaping. Dicha técnica nació hace algo más de 40 años en Asia y en los últimos 10 años se ha extendido al resto del mundo.

A medida que avanzan los años, gracias a la investigación, se han ido descubriendo nuevas formas de tratamiento que mejoran la calidad de la asistencia que recibe el paciente. Así pues, en el mundo del vendaje, un nuevo método denominado kinesiotaping, que fue descubierto en los años setenta en Japón y Corea.

Este nuevo método se basa en la creencia de que para recuperar y mantener la salud es necesario el movimiento y la actividad muscular. Este nuevo concepto discierne completamente con los tradicionales vendajes que van orientados a la restricción del movimiento con el objetivo de estabilizar o inmovilizar la articulación o las articulaciones dañadas. El kinesiotaping puede ser aplicado libremente en el recorrido de un músculo o nervio sin limitar la movilidad del paciente.

El Dr. Kenzo Kase desarrolló este método de kinesiotape basándose en la importancia de la función muscular en la activación de los procesos naturales de la autocuración del propio cuerpo. Este método se basa en la aplicación del kinesiotape, una venda diseñada específicamente para este método y que posee unas características que la hace diferente del resto de materiales del mundo del vendaje.

Esta venda elástica, está compuesta en un 100% de algodón y utiliza el cyanocrilato  como método adhesivo lo que confiere al esparadrapo la propiedad de ser  antialérgico. Esta característica facilita la rápida evaporación y secado de la cinta  permitiendo el baño sin riesgo de que esta se despegue y prolongando su aplicación  durante 4-6 días si se llevan a cabo los cuidados pertinentes.

A la hora de aplicarlo hay que tener en cuenta que la piel debe estar limpia para favorecer la máxima adherencia del vendaje, así como si hay presencia de fibras capilares sería recomendable su depilación. Una vez colocada la venda la frotamos para activar el agente adhesivo, el propio calor corporal también nos ayudará a que el adhesivo se adhiera perfectamente.

La estimulación producida sobre la piel se transmite al sistema nervioso central para  ser analizada y generar una respuesta de adaptación de la zona anatómica afectada  a través de diversas modificaciones sobre el  

tono muscular, que afectarán también a los  

patrones de movilidad.

Si estás interesad@ en aprender esta técnica puedes escribirnos al +57 304 3166556 y te atenderemos en el menor tiempo posible. Esta técnica está disponible en nuestro Diplomado de Cosmiatría.